26 de diciembre de 2009

La pregunta del millón... de niños

En la Nochebuena pasada la nena de cuatro años le preguntó a su abuela:

- ¿Cómo hace Papá Noel para estar en todas partes a la vez?

Y ante tamaña pregunta, la abuela le contestó con menuda respuesta:

- Es que para Papá Noel no existe el paso del tiempo, si no que viaja a través de el...


          ¡¡¡ MUY FELICES FIESTAS PARA TODOS !!!

8 de diciembre de 2009

Un ejemplo de sencillez

Hace unas semanas escuché por radio al historiador y periodista  Osvaldo Bayer. Entre muchas cosas muy interesantes, dijo algo que comparto plenamente, referido a la propiedad y a la felicidad de los hombres. Y fué algo más o menos así: que para ser feliz, en relación a la vivienda personal, basta una casa con un bonito jardín, de ser posible con frutales y un huerto. ( Esto en oposición, entendí, a lo que representa el deseo de tener  una mansión, un castillo  =  fastuosidad y lujo)
Un oyente enojado lo tildó de "comunista". Yo más bien interpreté un sentimiento de felicidad en la sencillez, de madurez en el no al materialismo per-sé, de que si toda la raza humana fuera menos ambiciosa en sus ansias de status social y poder, formaríamos una sociedad más justa y equilibrada. Seríamos un mundo "civilizadamente" globalizado...

4 de noviembre de 2009

Hoy opina un prócer III

En la entrada anterior hablé brevemente sobre el valor que doy a la honestidad.
Hoy, para hacer honor a un baluarte de la misma, cito a Don Manuel Belgrano (Buenos Aires, 1.770-1.820), quien en 1.809 se pronunciaba en contra del contrabando, o de lo que en la actualidad nos es moneda tan corriente, como lo es la corrupción.
Y decía lo siguiente:

"Desengañémonos: jamás han podido existir los Estados, luego que la corrupción ha llegado a pisar las leyes y faltar a todos los respectos. Es un principio inconcuso que en tal situación todo es ruina y desolación..."

En ese entonces, él se desempeñaba como secretario del Consulado, cargo desde el que fomentó el comercio, la industria y la agricultura, por ej. propiciando la creación de la Escuela de Dibujo, Matemática y Náutica, entre otras cosas.
A pesar  de servir a la incipiente Patria haciendo frente a las invasiones inglesas, y luego participando activamente en la Revolución de Mayo, siendo nombrado vocal de la Primera Junta de Gobierno, en 1.811 y  luego en 1.814 afronta procesos por su desempeño al frente de las tropas en la campaña al Paraguay y en el Ejército del Norte, poniéndose en tela de juicio precisamente su honestidad y valor, siendo que él no era un verdadero militar, si no un abogado formado en España, y al que se le impuso dicho puesto. Lo importante es que, no pudiendo encontrar ningún argumento para esgrimir en su contra, se lo liberó rápidamente de toda injusta acusación.
En un oficio redactado por sus oficiales, en su apoyo, se puede apreciar la opinión que de Belgrano tenían quienes habían estado a su cargo: 
 "No ha­y un oficial ni un soldado que tuviera la menor queja que producir contra él", dejando además en claro que lo redactaron de común acuerdo "sin que a esto nos haya impelido otra causa que el amor a la jus­ticia, y salvar el buen nom­bre de un patriota, a quien vimos sacrificarse en todas ocasiones en obsequio de la patria y de la gran causa que defendemos".
De Belgrano además podemos decir que fué el creador de la escarapela celeste y blanca y también de la bandera, ambas en el mismo año de 1.812. Sin embargo, fue aprobada en ese entonces la escarapela y no así la bandera, que recién sería reconocida como nuestra enseña en 1.816.
Podríamos mencionar muchos otros aspectos salientes de su personalidad y su accionar, pero enfocándonos en lo que a su honestidad se refiere, cabe mencionar que donó un importante sueldo para fundar cuatro escuelas; vivió las penurias impuestas por la falta de enseres a la par de su ejército; no requisó bienes del pueblo para satisfacer las necesidades a que debían hacer frente; murió pobre luego de una larga enfermedad desatendido por el Estado al que servía. Tan sólo unos meses después de haber abandonado su puesto y regresado tras un penoso viaje a Buenos Aires,  fallece en junio de 1.820 casi sin reconocimiento alguno (tanto es así, que en 1.821 se lleva a cabo un "segundo" funeral en su honor)
Esta es una brevísima reseña sobre nuestro ilustre prócer, sobre quien vale la pena leer e informarse ampliamente sobre su vida y obras.
Los dejo con una última reflexión de Don Manuel sobre los que se sirven de la corrupción para agrandar sus bienes y empobrecer su espíritu:

"Lo peor es que dándoles abrigo entre nosotros a esas manos infames, mañana acostumbrados al  desarreglo y a faltar a los más sagrados respetos de la Ley, trastornarán nuestros últimos establecimientos, y serán capaces de cooperar a nuestra ruina total."

(P.D.: Salvando la gramática, cualquier perspicacia sobre la similitud con la actualidad de nuestra  política,  justicia, instituciones, sociedad en general, se las dejo a uds., amables opinadores...)

3 de noviembre de 2009

Un premio y una alegría

                                                  Premio a la honestidad

Gracias a Naida, he recibido este premio a la honestidad, y valoro muchísimo su gesto, ya que considero que la honestidad es un valor humano invaluable. Que una lectora de este humilde blog perciba ese valor en estas letras, me hace muy feliz, y es así como comparto esta alegría con todos los que vienen a visitarme y me dejan sus preciados comentarios.
Tomando las palabras de Naida, aquí dejo la explicación del funcionamiento de esta "cadena", y luego cumpliré con mi parte en ella...

El objetivo del premio es tratar de enlazar a blogs considerados dignos de ser premiados según la categoría (en este caso la honestidad) para que estos a su vez premien otros más y así entre blogueros nos vayamos conociendo. Para recibir el premio, que no es cualquier cosa ¿eh?, se deben seguir las siguientes condiciones: reseñar brevemente el blog que otorgó el premio, confesar 10 cosas honestas sobre uno y premiar a 10 blogs que sean honestos y que no lo hayan recibido anteriormente. 

Reseña del blog Café y otros aromas
http://naidasaavedra.com/myblog
Naida lee mucho, pero no sólo libros... lee permanetemente todo lo que pasa a su alrededor y dentro de sí misma, y nos regala en su blog una interpretación simple de su lectura del mundo. A veces con gracia, a veces perspicáz, otras ocurrente, otras anecdótica, y mucho más, nos entretiene con sus escritos breves,  llenos de su personalidad  cálida y observadora.

Diez honestidades sobre mí:
Soy honesta... Por sobre todo están mis afectos... Soy pancha... Me gusta hacer las cosas a mi manera... Me enchincho fácil... Hace tiempo trato de ya no enchincharme fácil... Soy veleta de nacimiento... Haría tantas cosas y al final no las hago, bla, bla, bla... Me gusta escribir lo que siento... Busco la felicidad en todo momento, en la belleza y simplicidad de la vida...

Blogs que disfruto leer (y aunque las descripciones que hago no hablen de honestidad precisamente, todos ellos lo son, cada uno con su particular manera):
1*  http://eldiariodemaricel.blogspot.com/Arte en todo el sentido de la palabra.
2*  http://entuinterior.info/blog/: La llave de la felicidad en nuestras manos, gracias a las bellísimas reflexiones de Julio.
3*  http://lasmiradasencillas.blogspot.com/: Un lugar  siempre diferente, donde Estrella nos obsequia imagenes y palabras que nos hacen volver una y otra vez.
4*  http://postbysil.blogspot.com/De todo, pero de todo, pero de todo!!!! Ingenio y creatividad en su máxima expresión. Sil, la tremenda dueña de inigualables epitafios.
5*  http://estebandublin.blogspot.com/: Microficciones que me han perdido en un mundo breve y a la vez inmenso.
6*  http://johanbush.blogspot.com/Narrativas personales  con calidad, que disfruto mucho. Don Johan, un maestro.
7*  http://livingsintiempo.blogspot.com/ : Más microficciones invitando a disfrutar de gran creatividad.
8*  http://huellasdecuatropatas.blogspot.com/: Christian nos inunda la pantalla con bellísimas imagenes y comentarios excelentes acerca de los seres vivos con que co-habitamos el planeta.
9*  http://elmundodejessika.blogspot.com/: Una mirada con acento infantil y muy alegre venida de la pequeña y gran amiguita Jessica.
10*  TODOS los blogs que leo son honestos, porque no me gustaría ni un poquito leer algo que no lo sea, o algo donde los amigos escritores no dejaran entrever su verdadero ser. Por eso este puesto es para todos los amigos que voy conociendo, a medida que nos vamos mutuamente leyendo.

16 de octubre de 2009

Ardillas

El fin de semana pasado rescaté una ardillita.¡Sí! ¡Una pequeña ardilla!
Hasta hace unos años ignoraba la existencia de ardillas en Argentina, y las conocí con gran sorpresa y sin esperármelo, muy cerca de la gran ciudad, apenas a 70 km., en la localidad de Luján. La especie en cuestión es llamada "ardilla colorada". Son de hábitos arborícolas, sus nidos parecen de pájaros, hasta emiten un sonido similar al trino de las aves.
El caso es que tras una gran tormenta, la encontré caída en el suelo, mojada, y debilucha, y apenas podía moverse. Enseguida mi esposo y yo la pusimos en una cajita, envuelta en una tela, y la dejamos toda la tarde en la tibieza del sol, con la compañía curiosa de mi chiquitina Carolina. De a poco se fue recuperando, se secó, se acicaló con sus manitos provistas de grandes uñas... y durmió y durmió.
Al caer la tarde se me presentó la disyuntiva:  ¿Debería traerla a la ciudad en su cajita, siendo un animalito no domesticable? ¿O dejarla en su hábitat con el riesgo seguro de que la atraparan sus depredadores?
Resultado: Después de un largo camino en auto, llegó a casa, calentita y fortachona. Agrandamos su "piecita", pero con su gran habilidad trepadora se escapó y anduvo de paseo un rato por el comedor. Luego, mejor "guardada", volvió a dormir, rodeada de nueces y pedacitos de manzana.
Al otro día, desandamos el camino, y la llevamos de regreso a donde pertenece por naturaleza.
Al liberarla, nos quedamos mirándola para ver qué sucedía, y allí vino la gran sorpresa: antes de abandonar su casita provisoria, empezó a emitir su especie de trino, como si fuera un llamado de auxilio, y al instante recibió en respuesta uno similar proveniente de lo alto de las casuarinas. Después de un intercambio de llamados, apareció la que debe haber sido su madre, que muy cautelosamente bajó casi hasta el piso para buscarla, y entonces la pequeñita se animó y con sus renovadas fuerzas salió de su cuchita pàra trepar animosa a reencontrarse con su madre. Después, treparon juntas bien a lo alto, y yo... boquiabierta observando, feliz, emocionada, la maravilla que me obsequió la naturaleza.







*En la foto vertical, la última de la secuencia, lamentablemente apenas se ven las dos ardillas cuando se reencuentran, debido a que me encontraba lejos para no asustarlas, y esa es la máxima definición que me permitió el zoom de mi cámara. (La madre está cabeza para abajo y la chiquita subiendo)

1 de octubre de 2009

El luto y la moda

La moda en la vestimenta es algo que siempre me ha parecido frívolo. No obstante, me agraden sus dictados o no, mis hábitos a la hora de elegir mi indumentaria siempre están influídos por ella. De no ser así, en lugar de mis comodísimos pantalones estaría usando pollera, o túnica, ¡o nada! (como ya saben, algunos aborígenes van por la vida como Dios los trajo al mundo). Casi podría decirse que la moda es una costumbre arraigada colectivamente, en todos los seres humanos y en todas las épocas, que se diferencia de unos a otros según las culturas, idiosincracia, clima, etc., etc.
Pero éstas son sólo divagaciones mías, asi que voy a lo que quería contarles.
Leyendo unas revistas viejas, encontré algunas curiosidades acerca de cómo era la moda para lutos a  principios del siglo XX. Por ej., en la revista "Fray Mocho", en el año 1.912, un artículo publicitario ofrecía lo siguiente:
"Sombrero de granadina de seda,  de forma muy elegante y de mucha aceptación, adornado con una hebilla de azabache mate, y cuyo precio, a pesar de su esmerada confección y rica calidad no pasa de diecisite pesos -...- nos ha sido proporcionado por la importante y conocida casa Los Lutos. También publicamos un modelo de toca de alta novedad -...- , siendo muy indicadas para lutos de tíos y hermanos".                                                                                                                                                       Además nos cuenta que el taller de sombreros estaba dirigido por una modista contratada en París, fiel a la costumbre rioplatense de importar la moda europea.

 El aviso que vemos a la izquierda promociona a una autoproclamada modista de la corte inglesa, que tomaba pedidos en Buenos Aires, que por lo visto también era parte del staff de la casa "Los Lutos".
La foto inferior nos muestra zapatos de dama a la usanza de 1.910, y era frecuente que se encargaran a tiendas de Italia.
En aquella época, la viuda debía llevar sombrero, guantes, vestido, medias, alhajas y hasta la ropa interior, de color negro.
También se usaron crespones (velos que colgaban desde el sombrero), o tapados de seda en verano. Los niños llevaban brazaletes, y un gran moño en el cabello las niñas.
Las personas que concurrían al velorio, pero que no eran familiares directos, no estaban obligados a vestir rigurosamente de negro, pero el no hacerlo estaba mal visto.
Hoy en día, casi en la totalidad de nuestra sociedad,
la moda ya no 
nos influye a la hora
de ir a un velatorio. Sin embargo, comanda casi todo
el resto; no sólo importa el vestuario que tengamos,
sino elpeinadalamoda, lacasaalamoda, 
losmueblesalamoda, elautoalamoda,
materialdelecturaalamoda, músicaalamoda,
practicardeportesalamoda, hablaralamoda,
ser-y-estar-a-la-moda... 
                    ¡¡¡¡¡AAAAAHHHHH!!!!!



16 de septiembre de 2009

Aromas

Una foto, una canción, un paseo por determinado lugar, pueden recordarnos algo al instante. Pero un aroma, un olor, puede llevarnos a lugares insospechados encerrados en nuestra memoria, tan rápido como lo percibamos en nuestras narices, entregándonos sorpresas al instante.
El olfato es un sentido al que poco uso consciente le damos, generalmente preferimos evocar a la vista o al oído a la hora de reencontrarnos con nuestros recuerdos. Pero el olfato, en su ligereza, llega silencioso y poderoso con su bagaje de sensaciones incomparables.
Me sumerjo en la niñez, más precisamente me encuentro sentada en mi banco de la escuela, al sentir el olor al pan recién horneado proveniente de una panadería cercana. También llego sin darme cuenta a esos días irrepetibles al cortar el pasto, cuando mi olfato se deleita con ese olor a "verde fresco" tan preciado del verano. El perfume de un jazmín cualquiera que se me acerca flotando al caminar por alguna vereda, me transporta al patio de mi casa, mi casa la de mis padres, mi hogar donde me crié.
"El hogar está adonde uno quiere volver a toda costa -según palabras de mi madre-, aunque deje su alma en pedacitos dispersa en los nuevos hogares de los hijos", allí donde crecen los nuevos retoñitos, atesorando sus propios aromas en sus flamantes nuevos recuerdos.
Así, vuelvo en los momentos menos pensados mágicamente a esa epoca, a esa casa que "huele siempre a hogar", como decía mi amiga Maricelin, cuando al traspasar la puerta su olfato se encontraba con el aroma de una torta recién horneada.
Aquí, ahora, creo un nuevo mundo para mi hija chiquitita, le pinto recuerdos, le invento belleza, le regalo palabras, le canto canciones, le lleno el aire de perfumes para que lleve por toda su vida un lugarcito dentro suyo lleno de hermosos recuerdos... le brindo un hogar...

29 de agosto de 2009

Arboles


Hoy es el día del árbol, y como me gustan tanto, hago desde aquí mi pequeño homenaje escrito (el homenaje práctico lo vengo realizando desde hace tiempo, sembrando y plantando en tierra varios ejemplares)
Les cuento un poquito para quienes no lo conozcan, de la existencia de un árbol denominado fósil viviente, por remontarse su origen a doscientos setenta millones de años atrás: el "Ginkgo biloba". Unico en su especie, ha sobrevivido a tantas situaciones como no podemos imaginar a lo largo de semejante cantidad de años, incluso recientemente en su historia, algunos ejemplares subsistieron luego de la explosión de la bomba atómica en Hiroshima.
Se destacan sus propiedades benéficas en el uso medicinal. De sus hojas se extraen "polvitos mágicos" que ayudan a desacelerar el envejecimiento de las células, entre otras cosillas más. ¿Será por eso que él mismo goza de una llamativa longevidad? Se dice que hay algunos de ellos que han llegado a cumplir... ¡dos mil quinientos años!
Y claro, imposible no decirlo, el ginkgo es uno de los árboles más bellos que, con sus hojas de forma tan particular, de un amarillo maravilloso en la época otoñal, y con su presencia imponente y a la vez tan delicado al mirarlo de cerca, nos adorna las calles, plazas y jardines de la ciudad.
Hoy en el "Día del árbol", presten atención, y sientan y perciban con los sentidos muy atentos, la presencia de nuestros compañeros silenciosos. Seguramente, respirando hondo bajo cualquiera de ellos, se sentirán muy bien...

Mi profesor de arboricultura, el ing.Vinelli, decía: "El verdadero conocedor de las especies de árboles, reconoce de cuál se trata aún cuando estén sin hojas, observando sólo la corteza".
Y si llevamos esto al plano de las personas, podríamos preguntarnos si somos de los que se sirven sólo del "afuera" para mirar a los demás, o somos de los que "vemos" un poco más allá...

.

8 de agosto de 2009

Microcuento

Aquí les dejo otro cuentito. Surgió a partir de una consigna dentro de un grupo de "microcuentistas". El tema, libre, aunque debían incluírse las palabras: "gruta- lienzo-manantial-azul"


EL ASCETA


Entró a la gruta con la firme intención de lavar sus pecados.
Despojado de sus vestimentas, solo traía un lienzo a manera de taparrabos.
Pensaba purificarse dejando de lado todos los alimentos; sobreviviría bebiendo del agua pura del manantial. La atmósfera azul conferida al ambiente por las paredes de piedra circundantes, le ayudaría a concentrarse en lo único importante.
Pasado cierto tiempo, consideró que ya estaba listo para salir del encierro autoimpuesto, y así lo hizo, con gran esfuerzo.
Lo que vió lo llenó de desconcierto: el mundo que había dejado, ya no era el mismo ante sus ojos gastados. Con resignación, volvió a internarse en su gruta, para nunca más salir.


El ascetismo tiene su origen en Oriente, hace miles de años. Su práctica en Occidente comenzó en Grecia, y fue adoptado por diversas religiones en todo el mundo.
El microrrelato que precede esta brevísima reseña, expresa lo que pienso del mismo. Quizás algún comedido lector tenga interés de dejar su opinión por estos lados...

20 de julio de 2009

Payada de los amigos

La payada es un género que todos conocemos como perteneciente a nuestra cultura gauchesca, siendo su representante por excelencia el mítico Santos Vega.
Se cree que su práctica proviene de los campesinos españoles o "payos", quienes al desembarcar en América, trajeron esta costumbre consigo.
Puede considerarse a la payada como un verdadero arte, donde el payador debe cantar de manera improvisada, y gracias a aptitudes innatas para ello, un recitado en rima, acompañado de su guitarra. Los payadores pueden ser dos, o más, creándose de esta forma un "contrapunto", donde suele haber preguntas y respuestas, "perdiendo" aquel payador que no pueda contestar de manera instantánea.
El 23 de julio se celebra en Argentina y Uruguay el Día del Payador, en recuerdo de una payada improvisada en 1.884 por Nava y Ezeiza, en Montevideo.


¿Y que tiene que ver todo esto con el Día del Amigo? Que hoy me hago la payadora, y contando con su buena voluntad, imagínense la música, que les dedico esta payadita... y al que le quepa el sayo... ¡que se anime con el contrapunto!


PAYADA DE LOS AMIGOS


Hoy vengo a cantarles amigos
lo que viviendo he aprendido,
su amistad queridos míos
la llevo siempre conmigo.

Este día los recuerdo
y lo digo con decoro
yo los llevo prendidos
como al piojo lleva el mono.

¡Recordarlos es tan bueno!
gusta como el chicharrón,
grato como un mate largo
en amable reunión.

Yo no quiero hablar cual loro
si no desde el corazón:
¡Felíz día amigos míos!
¡Los quiero más que un montón!


***Bonus track: Seis minutos para reírse con una payada a lo "Les Luthiers"




13 de julio de 2009

Hoy opina un prócer - II

Martín Miguel de Güemes no es reconocido en nuestra historia precisamente como prócer, si no como "caudillo", término que le confiere al personaje una connotación negativa.
Dadas las características que hicieron de este "caudillo" un guerrero de la talla de San Martín y Belgrano en lo que se refiere a las luchas por la independencia, cabe para mí el citarlo como prócer.
El salteño comenzó su carrera militar a los 14 años, en 1.799, y fue quien organizó y dió lucha junto a la primer guerrilla armada, defendiendo la patria ante ocho avances realistas provenientes del Alto Perú (nueve, al decir del historiador Felipe Pigna). Su incansable accionar frente a su escuadrón de gauchos llamados "infernales", cesó en el año 1.821, cuando fue asesinado por un comprovinciano traidor , que estaba a las ordenes del ejército invasor y que contó para ello con la ayuda de comerciantes y terratenientes de la propia Salta.

Luego de esta brevísima reseña de la historia de Güemes, la frase de él que voy a citar, tiene que ver con su permanente estado de lucha, pero es referida a la mujer que fue su esposa, su amor. Cármen Puch se llamaba, y murió con tan sólo 24 años, madre de tres hijos, esposa devota que vivió a la sombra de su marido, apoyándolo incondicionalmente, sufriendo en carne propia los vaivenes imperantes en todo su entorno.
Cuando Güemes murió, ella cayó en un estado de depresión profunda, y pasados diez meses de ese desafortunado hecho, se dejó morir encerrada sola en una habitación, sin atender los ruegos de su amante padre ni de los demás amigos y familiares que la querían bien, y sólo se avenía a recibir por escasos momentos a sus hijos.
Juana Manuela Gorriti, contemporánea de ellos, habiendo presenciado parte de los hechos, narra estos sucesos que ella vió de muy niña, como si fueran una historia romántica con un desenlace más romántico aún. Lucía Gálvez, historiadora y escritora, nos cuenta hoy en día una versión menos fantástica, y si bien concuerda con Gorriti en la descripción del cuadro final de Cármen Puch, nos provee datos que hablan de que padecía una enfermedad incurable, y una depresión agravada por la muerte del hijo más pequeño, circunstancias que la llevan a ese estado terminal.
Al leer una versión y la otra, no pude dejar de preguntarme qué habrá sido todo eso (esas vidas, esas muertes...) : ¿Amor? ¿Devoción patriótica? ¿Calvario? ¿Profunda tristeza? ¿Fanatismo? ¿Entrega incondicional? ¿Por qué la maravillosa presencia de los hijos no pudo contra el dolor, la enfermedad, quizás contra un estado rayano con la locura?
Y finalmente, les dejo entonces las tremendas palabras premonitorias de Güemes, que habían sido:

"Mi Cármen no tardará en seguirme... morirá de mi muerte, así como vivió de mi vida"


25 de junio de 2009

Hoy decidí publicar un cuentito que escribí para participar en un concurso (en el que ni figuré, já, pero al que agradezco haberme hecho escribir ésto tan diferente de lo que habitualmente acostumbro). Y lo hago ahora, cuando estando tan próximos a elecciones legislativas, y apabullados por una gripe que así tiene al mundo entero, nos "olvidamos" de muchas cosas importantes, que siguen ahí, y seguirán, lamentablemente, sean quienes sean los que "ganen" el domingo.
El tema del cuento, es sólo uno de los que quedan tapados, y de los que no deberíamos olvidarnos...



LA PARADA

Madrugada. Llueve. Pedro se levanta y se ceba unos mates.
Después sale despacio, otro día de trabajo.
Mientras camina a la parada esquiva el barro, la calle está llena de charcos. Un mosquito de patas largas levanta vuelo, y como una pelusa pegajosa, lo sigue. Con su pesada mano lo espanta, mientras se acuerda del dengue, agua estancada, pobreza, y no tanto...
El zumbido desaparece, pero al instante, regresa. Vuelve la mano a cortar el aire, espeso, húmedo, gris, piensa. Hoy no me puse repelente, ayer la Josefa no consiguió en ningún lado. Y para peor no fumigaron, como prometieron.
Sigue el mosquito rondando, ¿será el mismo?, aunque lo espanto, vuelve. Y el puntero, estos días, ni apareció por el barrio. Desidia, mentiras, política nomás.
Los pies mojados, y recién salgo, todo el día así, que bronca.
Y los chicos en la escuela, ¿tendrán clases hoy?, ¿o era que estaban de paro? Ah, no, cierto, mañana y pasado. Y yo que laburo como un burro, ¡encima este mosquito, me cacho! Lo tengo pegado a la oreja.
El domingo si no llueve me voy a ir al río a ver si pica algo. El pibe, capaz, esta vez me acompañe, si es que el sábado no sale. No duermo hasta que vuelve, la calle, la noche, el boliche, las juntas...
Baja otro manotazo, y ¡paf!, el mosquito aplastado deja la mancha roja en la vieja camisa de trabajo. ¡Este ya no pica más a nadie! Pueda ser que al menos el capataz me de ropa nueva en lugar de estos trapos.
Y como si nada, se queda esperando: ya llegó a la parada.


21 de mayo de 2009

Conversaciones

Desde que dejé de trabajar en mi profesión, en el rubro de óptica, muy pocas veces pienso en lo vivido allí durante tantos años. Desde luego, mis ex-compañeros que ahora son mis amigos, forman parte de muuuchos recuerdos, pero mejor aún, están en mi presente, por eso los excluyo en este caso de los pensamientos que mencioné al principio.
Lo que me viene a la mente cuando recuerdo mi antiguo trabajo, es la cantidad de gente con la que tuve oportunidad de hablar, y los muy poquitos que dejaron algo más que palabrerío hueco. La óptica (y en particular el gabinete de contactología), es un sitio especial que se diferencia de un simple comercio, ya que el hecho de que el cliente-paciente tome asiento frente al técnico, hace que el primero se sienta listo para arrancar con el parloteo (mientras tanto el jefe te lanza miradas de león enjaulado porque quiere simplemente que vendas...). Entonces comienza ese momento único y mágico de la comunicación, en el que dos personas pueden conectarse... o en el que uno monologa sin sentido, y el otro escucha pidiendo ¡por favor!...¡que la termine!... y eso es lo que ocurre lamentablemente en la mayoría de los casos (y encima con total desparpajo se te levantan y se van...¡sin comprar!!!!!!)
Esa necesidad compulsiva por hablar y hablar de mucha gente (y en muchos otros ámbitos además del de la óptica) siempre me llamó la atención, y nunca pude compartirla ni mucho menos practicarla; jamás entraría a un comercio y comenzaría a hablarle sin parar a la pobre víctima que está presa detrás del mostrador. Sin embargo me tocó ser durante años esa víctima que escuchó taaaaantas cosas, que a la larga no me dejaron nada, más que ¡eso sí!, saber distinguir en el acto a un buen conversador del que no lo es... y podría decir que, aunque sea eso, algo aprendí en definitiva, y es bastante...
Sin embargo, hubo esos poquitos momentos que no se olvidan, cuyos protagonistas sí han dejado su huella en mis recuerdos. Y a todo esto viene al caso recordar a un buen señor que era marino, su casa un barco, su patria el mar. En breve pero intensa charla, me dejó una reflexión suya que no olvido: él decía que uno debía pararse a pensar dónde quería estar dentro de "diez" años, y a partir de ese conocimiento trazar un mapa que nos dijera dónde tendríamos que estar dentro de "nueve" años para llegar a esa meta, pero antes de eso había que saber dónde estar dentro de "ocho", y así sucesivamente hasta llegar al presente...

¿El lugar donde me encuentro hoy, me lleva a donde quisiera estar mañana?

Les dejo esa pregunta, y una reflexión que salió al pie de la última página del diario:
"Lo importante es no estar cambiando de planes constantemente".

P.D.: Dedicado con todo cariño a mis amigotes ópticos,¡ que siguen en el ruedo con la frente en alto! ¡Los quiero mucho!

6 de mayo de 2009

Schopenhauer deja su opinión...


"No combatáis la opinión ajena. Pensad en que si se quisiera disuadir a la gente de todo lo que dicen y creen, no se acabaría aún cuando se alcanzara la edad de Matusalén."


Al leer esta frase pensé con gracia que su autor podría haberla enunciado para este humilde blog. Y mejor aún, al adentrarme en su enorme mundo de citas, encontré que a lo largo de su vida (Alemania, 1.788-1.860) parece ser que se contradijo en algunas.
Es que este señor, dicen, tuvo muy mala relación con su madre, llegando al punto ésta de desheredarlo, y él de culparla moralmente por el suicidio de su padre. Así, parece ser que todas las mujeres "pagaron el pato", llevándolo a escribir (tiemblen, chicas...) cosas como estas :

"La mujer representa una especie de capa intermedia entre el niño y el hombre"
"La mujer paga su deuda con la vida, no por lo que hace, si no por lo que sufre"
"El defecto fundamental del carácter femenino consiste en que no tiene sentido de la justicia"

Estas opiniones y otras más sobre la mujer le valieron la antipatía de muchos, además de una bien ganada fama de misógino. Pero al término de sus días nos encontramos con una frase como para retractarse de las anteriores (chicas, sean benévolas, algo es algo...), y dice así:

"No he dicho la última palabra sobre las mujeres, creo que cuando una mujer logra sustraerse a la masa, es decir, sobresalirse por encima de ella, es capaz de engrandecerse ilimitadamente y más que los propios hombres."

Bueno, cabe agregar que muchos otros de sus conceptos sobre diversos temas, son realmente interesantes y muy acertados, de lo que se desprende que aquí he resaltado lo más nefasto, pero reconociendo la magnitud de su pensamiento, que sin duda lo hizo uno de los grandes filósofos de su tiempo.





21 de abril de 2009

Hoy colabora un invitado: Gerardo y un homenaje a su abuelo

Don Antonio --------Aún Hoy necesitaría escucharlo, a pesar de que poco hablaba, pero cuando lo hacía, era una ceremonia. Cuanto peso en sus palabras.

Recuerdo en esas mañanas frías, ir corriendo a verlo, saltando veredas rotas, desparejas. El me recibía sonriente, ¡ah!, y me tomaba mi agitado pulso; siempre. El, bien abrigado, nariz colorada, su caminar maltrecho y el infaltable bastón casero. Había tejido en mimbre tantas canastitas como historias vividas. Cómo habrá querido ese hombre a su tierra, que en cada canasto que podía, inscribía el nombre de su pueblo natal, “Molise”.

Cultivando su quinta, me enseñó los valores, el respeto y también a regar sus almácigos…Gran madrugador, su pava, el mate a la hora de los gallos, sus rezos, su interminable paciencia. Supo construir una gran familia, y a pesar de los años mantenerla unida.

La guuerra como el decía, e historias de su país devastado, lo habrían marcado a fuego. Inundaciones, hambre, pero jamás nada peor que una guerra, decía. Sus medallas por el combate y una bala en su pierna no daban lugar a dudas. Rezaba, rezaba mucho.

Aún recuerdo ese gran reloj de pared en su habitación y sus largas campanadas, con el que también me enseñó de la paciencia. La guerra parecía seguir ensañado con él hasta en sus últimos días; Malvinas…

Su muerte detonó el fin de mi inocencia, me arrancó la niñez. No podía ser. Quisiera seguir creyendo que hasta el Papa vino por él, el día de su muerte…

Cuánto le debo a mi abuelo, la enseñanza, su paciencia, sus rezos…

17 de abril de 2009

Ojo con la fracesita...

..."Yo soy así... para bien y para mal..."
Hace poco me enrostraron esta frase, y como si ella tuviera vida propia, quise cazarla del pescuezo.
Lamentablemente sigue suelta, y se la ve demasiado por ahí. Muchos se la apropian, y se escudan bajo su aparente inocencia, en su liviandad. "Tomálo o dejálo". "Si te gusta o no te gusta... me dá igual"
Creo que el primer paso para cambiar un rasgo negativo de nuestra personalidad, es reconocerlo, enfrentarlo, y ahora podría, sí que puedo, tomarlo del pescuezo, y samarrearlo hasta que caiga, vencido, quebrado, hecho trizas, y que desaparezca, para que al fin, a nadie, ni a mí misma, le sea para mal.

30 de marzo de 2009

2 DE ABRIL - Los últimos colonos argentinos

"Día del veterano y de los caídos en la guerra de Malvinas"...

Me estuve preguntando si éste feriado sería de "primera" o de "segunda", ya que en nuestra Argentina tenemos de las dos categorías. Con una búsqueda rápida en Google me enteré de que es inamovible desde junio de 2006, y me sentí bien porque pensé que no lo era.
Quiero aclarar que yo soy de las que esperan los feriados con ansias, (muchos dicen que son malos para el país, yo digo que son buenos para descansar el espíritu), y el hecho de que algunos sean "móviles" me posibiltó durante muchos años (que fueron laborales para mí) el poder viajar a Córdoba o a Santa Fé a visitar a mis familiares.
Pero me pregunto con insistencia y sin respuesta: ¿Con qué criterio se clasifican a los feriados que son "vacacionables" y los que no? ¿Acaso San Martín o Belgrano no están en la "primera" de nuestra historia?
Uf, con Google no se encuentran respuestas a esas preguntas.
Así y todo yo creo que: o todos los feriados nacionales deberían ser móviles, o ninguno. Y más parece razonable lo último, mal que le pase a mis fines de semana largos...

Pero volvamos al 2 de abril, que ya se avecina, y que será feriado el jueves como corresponde.
Como ya todos por aquí sabemos, ese día del año 1982 las tropas argentinas desembarcaron en Las Malvinas pretendiendo restablecer así nuestra soberanía sobre ellas, desplazando a los ingleses.
Yendo bastante más atrás en el tiempo, y llegando al fin al tema al que aludo en el título, quisiera recordar a los últimos argentinos en residir en las islas cuando éstas aún eran parte del territorio nacional.
Un grupo de colonos de variados origenes que se animaron a pelearle al frío y a la lejanía, se instalaron allí en 1829 con el fin de criar ganado (vacuno y bovino), pescar, poner en funcionamiento un saladero para luego exportar carne a Brasil, sembrar vegetales y cereales para consumo propio, desarrollando a la par varias tareas más.
Transplantaron especies desde las otras islas y desde el continente, aprovechando la fertilidad propia de la abundante turba del lugar. Con la madera recogida en la Isla de los Estados y piedra, levantaron sus hogares (preparativos éste y otros que les tomaron años antes de la llegada de las flias.), hornearon pan, bebieron agua de manantial, abundante mate, y licores (a la usanza de la época), no tuvieron iglesia ni cura (a pesar de pedirlo nunca se lo enviaron desde Bs. As.), pero sí convivieron los rituales de los habitantes de raza negra con las costumbres cristianas de los patrones. Tampoco tuvieron médico estable. Marineros amigos y también enemigos recalaron en la "pulpería" para embriagarse con ginebra los locales, con cerveza los foráneos.
Y fundamentalmente hubo familias, hombres-mujeres-niños, viviendo en armonía y con grandes ansias de superación, hasta 1.931, año en que los gobernandores - inversionistas de las islas
debieron escoltar barcos piratas (de bandera norteamericana e inglesa) hacia Buenos Aires, para nunca más volver. Dichos barcos se encontraban pescando en aguas territoriales sin permiso y sin avenirse a pagar el cánon correspondiente, tarea de la cual debían hacerse cargo de hacer cumplir los mismos colonos... ya que el gobierno nacional no mandaba flotas que se encargaran de hacerlo.
Llegando entonces al continente, los norteamericanos eludieron a la justicia allí también, y aprovechando la crisis diplomática que se genera, envían una misión a Las Malvinas contra los "piratas" argentinos que allí quedaron trabajando y a la espera del regreso de la familia gobernadora. Los encargados de llevar adelante tal misión, destruyen casas, saquean, matan ganado, toman prisioneros, todo con el fin de seguir pescando de manera ilegal en la zona, aunque sin interesarse en sí por las islas.
Este hecho desencadenó una serie de sucesos funestos que derivan en la toma de Las Malvinas por parte de la fragata inglesa Clío, el 2 de enero de 1.833, fecha desde la cual los ingleses detentan la soberanía sobre las islas, a pesar de que sus colonos llegaron a instalarse allí mucho tiempo después.
La familia de "patriotas" que gobernó en nombre de la República Argentina por última vez en Las Malvinas se apellidaba Vernet y Sáez. Perdieron todo su esfuerzo humano y todo su capital debido a la falta de interés político por conservar la soberanía en las islas. (Cabe recordar que ésto ocurrió durante la presidencia de Rosas, y siguió ocurriendo durante la de fulano, y mengano y zutano, hasta llegar al día de hoy... que todavía seguimos reclamando soberanía y anhelando ver flamear en las Malvinas nuestra hermosa bandera celeste y blanca, en honor a todos los que lucharon por ESE LEJANO SUELO ARGENTINO)

*A quienes les interese conocer más sobre la vida de estos colonos argentinos en las islas, y el por qué las perdimos, recomiendo que lean el libro que he tomado como fuente, llamado:
"NOSTALGIAS DE MALVINAS"
escrito por Silvia Plager y Elsa Fraga Vidal.

13 de marzo de 2009

COMUNICACIÓN EN LA ACTUALIDAD

AYER escuchaba el programa de radio Metro y medio*, y en una de sus secciones semanales sus conductores elegían un orden de preferencia a partir de tres medios de comunicación usados en la actualidad, que son: teléfono, mail y chat.
Desde luego podríamos agregar más ítems dentro de los medios que nos ofrecen esa posibilidad hoy en día, pero para el caso las tres elegidas son un buen ejemplo.
Para mi sorpresa, los conductores eligieron casi todos el siguiente orden: mail - teléfono - chat, dejando a éste último practicamente fuera de la clasificación.
En mi caso diré que estoy de acuerdo con ese orden, aclarando que al hablar de mail se refirieron a cartas propiamente dichas. Pero hasta ayer que me puse a reflexionar sobre eso, podría haber dicho que en primer lugar estaría el teléfono, ya que le dá al otro la posibilidad de responder en vivo y en directo, y hasta de redireccionar la charla en otro sentido distinto del que uno hubiera pretendido. La carta en cambio no deja que el otro se exprese en el momento sobre lo que le estamos diciendo, y puede que eso sea injusto para él. Insisto: eso pensé desde un tiempo a esta parte hasta ayer.
Esos motivos me llevaron a abandonar casi por completo el hábito de escribir buenas cartas, salvo a mis sres. padres que durante años fueron destinatarios de mis misivas a la vieja usanza (leasé: por correo). Paradójicamente, con la llegada del e-mail, ya casi no les escribo, y con ellos sigue ganando el teléfono (y sería injusto no agregar aquí a los mensajes de texto que nos "comunican" a diario). Como contrapartida, mi sra. madre me sigue enviando sus más bonitas páginas en papel.
Pero volviendo a las cartas, muy a su favor tienen el tiempo que uno dedica al otro mientras las escribe. Tiempo para pensar y expresar lo que uno desea con calma, pausa y tranquilidad. Tiempo para compartir con el otro cuando el otro también quiera y pueda darse ese tiempo, y lea, y piense, y diga para sí "tengo grandes deseos de responder esta carta", que por tal o cual motivo, ha tocado su espíritu, habiéndolo encendido, o enardecido, o lo ha hecho reir, o lo ha hecho felíz, o lo ha enojado, o lo ha alegrado. O quién sabe cuantas sensaciones más puede desatar una simple carta, ya sea en papel, ya sea desplegada en una pantalla de PC.
Asi que reivindico desde aquí a las cartas como el más bonito medio de comunicación que tenemos a mano los seres humanos, salvo, siempre y cuando, que podamos estar frente a frente, y mantener la comunicación con una mirada, con un gesto, con un silencio, o con una larga y abierta conversación entre dos personas que se quieren.

*http://metroymedio.metro951.com/

7 de marzo de 2009

HOY OPINA UN PROCER

CUANDO leo una cita pienso en que expresa una verdad... para quien la escribe. Aquellos que a lo largo del tiempo nos vamos encontrando con ellas, casi siempre opinamos algo sobre lo que enuncian, y luego, como por carácter transitivo, de quien las escribe.

Según si la cita encaja en determinado momento con nuestro volátil pensamiento, o no, su autor gozará de nuestra admiración, o por el contrario, si no estamos de acuerdo o no compartimos el concepto, lo vapulearemos sin dudar ni un instante.

Y digo volátil pensamiento porque si leemos otras citas de un mismo autor, a lo largo del tiempo, puede que encontremos en él, cambios y contradicciones sobre sus mismas afirmaciones. Es decir que nada es tan absoluto como parece, y las convicciones de hoy, pueden no ser las de ayer, ni las de mañana...

Así comienzo a citar estas pequeñas partecitas del pensamiento que nos han dejado como perlas perdidas en el océano, algunos de nuestros reconocidos próceres.


La palabra "prócer", según el diccionario, se refiere a una persona de alta distinción social, respetada o de dignidad elevada. Otra definición aclara que eso ocurre dentro de su entorno y mismo estrato social, y que generalmente la usamos en Latinoamérica para referirnos a los héroes de nuestra independencia.


En mi apreciación de estudiante de colegio primario de los años 70, un prócer era cualquier personaje que participara de la vida pública y política de Bs. As., desde 1810 hasta Sarmiento. Con el tiempo y con un poco de lectura, fuí descubriendo que próceres hubo muchos más de los que merecieron que le cantemos un himno. Estuvieron desde antes de 1810 y sobrepasaron la época de Sarmiento, desperdigados en un inmenso territorio más allá del Río de la Plata, héroes olvidados, a veces ignorados, a veces hombres, a veces mujeres. Y vale la pena el viaje al pasado, para reconocerlos en nuestro presente.


Vayan aquí unas citas, entonces, para meternos un poquitito en el pensamiento de estas gentes.


Comienza la sección el sr. LUCIO V. MANSILLA (quien a su vez en esta cita parafrasea a otro):


"Amar es renunciar uno a sí mismo por otro, ha escrito no ha mucho tiempo Tolstoi. Yo escribí hace treinta años: Donde no hay sacrificio no hay amor".


Pero también dijo, refiriéndose posiblemente a una mujer ranquel que conoció en las tolderías, y quizás también a su propia esposa, que quedaba en la casa durante largos períodos sin él:


"Detrás de mí entró una sombra. A la luz moribunda del candil (...) me pareció ver una mujer. Estas mujeres se le aparecen a uno en todas partes. Nos aman con abnegación. ¡Y tan crueles que somos después con ellas!"

27 de febrero de 2009

Que bueno es charlar con amigos, pero digo charlar de verdad, conversar, intercambiar pensamientos y reflexiones. Y después de eso, sentir durante un tiempo los efectos de esa charla, rememorarla, y pensar, quizás, en otras posibles derivaciones, a dónde habríamos llegado en el caso de haber dicho alguna otra cosa diferente, o hecho algún comentario más. O quizás, qué no dije, y eso no dicho se me ocurre después, como si la charla hubiera seguido en el espacio y en el tiempo.

Conversación de las buenas que no se agota, que excelente oportunidad para pensar...


Hablando hace poco con un viejo amigo, yo le decía que una suma de diferencias entre dos personas, podía hacer que su amistad se desvaneciera, a pesar de años de historia compartida. El, con un buen y auténtico ánimo conciliatorio, me contestó que las diferencias podían ser buenas para alimentar una amistad, y que a veces gente con la que él no tiene casi nada en común, a la cual vé en pocas ocasiones, sigue siendo a lo largo de los años, buena amiga.

De hecho puedo compartir esa idea ya que es mi caso también. Creo que incluso uno está lejos de algunas personas queridas y por eso no tiene cosas en común. Pero en el fondo la esencia se comparte y la amistad sobrevive siempre.

Mantener una especie de amistad donde los silencios son más grandes que los acuerdos, las ideas se esconden para evitar posibles choques, los sentimientos se acallan la mayor parte del tiempo, no es lo que pondero.





21 de febrero de 2009

DICEN por ahí que las personas hacemos los blog para evitar ir al psicólogo...

Lo que yo pretendo de "El opinódromo" es que sea, como la etimología de la palabra lo indica (mitad inventada, mitad real), como una pista de carrera para opinadores compulsivos.







La propuesta está basada en que todos opinamos interiormente sobre todo, aunque algunos nos guardemos los pensamientos muchas más veces de lo que nos haría bien. Esto me lleva a confesar que sí pretendo hacer psicología casera con el blog, ya que necesito hacer el ejercicio de tirar ideas, y de que amigos y desconocidos que deseen ejercitarse conmigo, se tomen de mis ideas (y otras yerbas que puedan ir apareciendo), y las hagan pedacitos si así lo prefieren, pero que OPINEN POR FAVOOOORRRRR.

EN SUS PUESTOS, LISTOS... ¡YAAAAA!!!!