13 de marzo de 2009

COMUNICACIÓN EN LA ACTUALIDAD

AYER escuchaba el programa de radio Metro y medio*, y en una de sus secciones semanales sus conductores elegían un orden de preferencia a partir de tres medios de comunicación usados en la actualidad, que son: teléfono, mail y chat.
Desde luego podríamos agregar más ítems dentro de los medios que nos ofrecen esa posibilidad hoy en día, pero para el caso las tres elegidas son un buen ejemplo.
Para mi sorpresa, los conductores eligieron casi todos el siguiente orden: mail - teléfono - chat, dejando a éste último practicamente fuera de la clasificación.
En mi caso diré que estoy de acuerdo con ese orden, aclarando que al hablar de mail se refirieron a cartas propiamente dichas. Pero hasta ayer que me puse a reflexionar sobre eso, podría haber dicho que en primer lugar estaría el teléfono, ya que le dá al otro la posibilidad de responder en vivo y en directo, y hasta de redireccionar la charla en otro sentido distinto del que uno hubiera pretendido. La carta en cambio no deja que el otro se exprese en el momento sobre lo que le estamos diciendo, y puede que eso sea injusto para él. Insisto: eso pensé desde un tiempo a esta parte hasta ayer.
Esos motivos me llevaron a abandonar casi por completo el hábito de escribir buenas cartas, salvo a mis sres. padres que durante años fueron destinatarios de mis misivas a la vieja usanza (leasé: por correo). Paradójicamente, con la llegada del e-mail, ya casi no les escribo, y con ellos sigue ganando el teléfono (y sería injusto no agregar aquí a los mensajes de texto que nos "comunican" a diario). Como contrapartida, mi sra. madre me sigue enviando sus más bonitas páginas en papel.
Pero volviendo a las cartas, muy a su favor tienen el tiempo que uno dedica al otro mientras las escribe. Tiempo para pensar y expresar lo que uno desea con calma, pausa y tranquilidad. Tiempo para compartir con el otro cuando el otro también quiera y pueda darse ese tiempo, y lea, y piense, y diga para sí "tengo grandes deseos de responder esta carta", que por tal o cual motivo, ha tocado su espíritu, habiéndolo encendido, o enardecido, o lo ha hecho reir, o lo ha hecho felíz, o lo ha enojado, o lo ha alegrado. O quién sabe cuantas sensaciones más puede desatar una simple carta, ya sea en papel, ya sea desplegada en una pantalla de PC.
Asi que reivindico desde aquí a las cartas como el más bonito medio de comunicación que tenemos a mano los seres humanos, salvo, siempre y cuando, que podamos estar frente a frente, y mantener la comunicación con una mirada, con un gesto, con un silencio, o con una larga y abierta conversación entre dos personas que se quieren.

*http://metroymedio.metro951.com/

9 comentarios:

Gerardo dijo...

Impresionante lo escrito!Coincido con vos solo puedo agregar que lo importante del "peso" de una carta escrita , es el tiempo que se le dedica al otro , en una época donde parese no haber tiempo para el otro , el tiempo parece ser egoista ni para escribir , ni para refleccionar, donde todo tiene que ser ya y ahora.
Muchas veces cuando nos encontramos con viejos amigos nos preguntamos¿pero hace cuanto no nos vemos ? y quizas ,en un hecho puntual como la edad de nuestros hijos, nos hace ver la realidad de ese tiempo que fue esquivo en dedicarlo al otro.
Escribir una carta, es como vivir la mas pura escencia de la amistad ,con ese amigo que está lejos.

Lauri dijo...

Mi querido compañero del día a día: Gracias por tomarte uno de esos tiempos de los que hablás, para escribirme tú opinión, siendo que podrías hacerme un comentario pesona a persona, ya que nos tenemos en vivo y en directo siempre.
Pero que lindo es leer lo escrito por el otro en un momento de soledad, de intimidad, y así descubrir algo distinto que posiblemente no hubiera sido dicho en un diálogo cotidiano.
Te quiero mucho, ¡ y seguí opinando, que me encanta!

Laura dijo...

Que bueno poder opinar, no?
expresar lo que uno siente, lo que piensa...
yo en este caso, pienso igual que uds, para mi la carta es lo más.
me genera una emoción hermosa, y me encanta ese momento de soledad para leerla, releerla, reirme, llorar, entristecerme, ponerme contenta y por supuesto contestarla. creo que cada manera de comunicarse tiene su lado positivo: la rapidez del mail, poder escuchar la voz del otro en el telefono, poder escribirnos con alguien en el mismo momento por el chat, pero la carta es lo que mas me gusta y si bien como dice Lauri, el otro no puede redireccionar la charla para otro lado, puede hacerlo en la contestación de esa carta, por que todo tiene que ser ya?
me encanta ese tiempo de espera entre cartas, es lindo, y me encanta la dedicacion, amor ,tiempo, etc que cada uno pone en esas "bonitas paginas". si señor, definitivamente mi voto es a favor de las cartas!. ahora bien, yo debo reconocer que he perdido ese habito, por que muchas veces dejamos de hacer cosas que nos gustan, si de eso se trata la vida?
chauu

Lauri dijo...

Mi querida amiga: Me encantan estos comentarios... ¡porque se parecen a cartas!
Al leer el tuyo me acordé de las cartitas que nos escribíamos cuando éramos adolescentes. Nos las entregábamos en mano porque estábamos todo el tiempo juntas, pero igual en algún momento a solas, algo íntimo surgía para compartir, y ahí aparecían como grandes aliados el lápiz y el papel.
Como vos decías, el hábito se vá perdiendo con el tiempo, o el tiempo que nos falta nos hace perder el hábito. Por eso festejo que en este espacio encontremos un ratito para dedicarnos los unos a los otros... ¡me encanta, me encanta, me encantaaaa!!!

julio dijo...

He leido tu comentario en el blog de Estrella Altair y me ha movido a visitarte.

Pues sí, parece que todos estamos de acuerdo en que el medio escrito es nuestro preferido. Yo añadiría, que al contrario del teléfono, damos tiempo al sentimiento para que se manifieste y poder volcarlo en el mail. Ocurre lo mismo con la inspiración que brota más serenamente utilizando este medio.

Ha sido un placer visitarte

Un abrazo

Estrella Altair dijo...

Hola Lauri, llegué a conocerte... me gusto tu comentario en mi blog...

Y en cuanto a lo que comentas en el post... pues... opino que no hay nada mejor que la comunicación cara a cara, eso vaya por delante...

Y despues para mi lo de escribir en internet... por correo, por mail.. a mi me gusta mucho y a sustituido totalmente a escribir cartas... que tienen su encanto.... pero a mi se me olvidava siempre echarlas al correo... y lo del sello y lo del sobre....

El mail.. es genial... al menos para mi...y si viajas.... no me digas...el movil.. es casi un remedio a la soledad...y a la distancia..

Me gusta la moderna tecnología....

No lo puedo evitar.

Besos y hasta pronto

Lauri dijo...

Julio y Estrella: ¡Gracias por pasar a conocer el blog!, y por supuesto, por dejar su opinión.
Me dá una enorme satisfacción este "vicio" de estar comunicados, conocidos y desconocidos, y aunque no pueda dedicarle demasiado tiempo -por ahora-, ya he caído en las redes de este compartir silencioso, y desde luego, ¡seguiré visitándolos!
Mis cariños, ¡y hasta pronto!

Fran dijo...

Hola. Me ha encantado este blog, su título y su intención.
Desde luego las cartas son más bonitas y se pueden guardar para recordar.
Pero realmente oír la voz del otro no tiene precio. Me gusta escuchar la voz de mi madre al teléfono. Y, como tú dices, es una conversación.
Los correos electrónicos son prácticos, cuando quieres abres toda esa información con imágenes, videos…
Cada método tiene lo suyo. Preferir, preferir….si tuviera que quedarme con uno sería el teléfono que además te lo puedes llevar puesto.

Lauri dijo...

¡Hola Fran! Gracias por pasar. Te dejé un comentario en tu blog en la entrada del 7 de marzo.
Besos ¡y nos seguimos viendo!