21 de abril de 2009

Hoy colabora un invitado: Gerardo y un homenaje a su abuelo

Don Antonio --------Aún Hoy necesitaría escucharlo, a pesar de que poco hablaba, pero cuando lo hacía, era una ceremonia. Cuanto peso en sus palabras.

Recuerdo en esas mañanas frías, ir corriendo a verlo, saltando veredas rotas, desparejas. El me recibía sonriente, ¡ah!, y me tomaba mi agitado pulso; siempre. El, bien abrigado, nariz colorada, su caminar maltrecho y el infaltable bastón casero. Había tejido en mimbre tantas canastitas como historias vividas. Cómo habrá querido ese hombre a su tierra, que en cada canasto que podía, inscribía el nombre de su pueblo natal, “Molise”.

Cultivando su quinta, me enseñó los valores, el respeto y también a regar sus almácigos…Gran madrugador, su pava, el mate a la hora de los gallos, sus rezos, su interminable paciencia. Supo construir una gran familia, y a pesar de los años mantenerla unida.

La guuerra como el decía, e historias de su país devastado, lo habrían marcado a fuego. Inundaciones, hambre, pero jamás nada peor que una guerra, decía. Sus medallas por el combate y una bala en su pierna no daban lugar a dudas. Rezaba, rezaba mucho.

Aún recuerdo ese gran reloj de pared en su habitación y sus largas campanadas, con el que también me enseñó de la paciencia. La guerra parecía seguir ensañado con él hasta en sus últimos días; Malvinas…

Su muerte detonó el fin de mi inocencia, me arrancó la niñez. No podía ser. Quisiera seguir creyendo que hasta el Papa vino por él, el día de su muerte…

Cuánto le debo a mi abuelo, la enseñanza, su paciencia, sus rezos…

13 comentarios:

Anónimo dijo...

No creí que me publicaras en el opinódromo,espero estar a la altura de tu blog.Me siento alagado, gracia s es un gran gesto.

Lauri dijo...

Anónimo-alias-Gerardito: Es un gusto contagiar las ganas de escribir, y que en esta casa, nuestra casa, nos demos el tiempo para reflexionar, sentir, y volcar en palabras lo que nos haga mover, y en éste caso, "conmover".
Me encantó el sentimiento que emana de lo escrito, y más aún que lo hayas hecho. Por eso comparto "el opinódromo" con vos, que sos el que me lee siempre con todas las ganas...
Del foro del Bora-al opinódromo-al blog de automovilismo...ejem...¿para cuándo?...
Te quiero mucho, ¡y gracias por participar!

Maricel dijo...

Viste gringa que es contagioso?...
Muy emotivo Gerard, y si pienso que es el bisa de mi hija...snif!
Abrazos a los tres.

Estrella Altair dijo...

Me encanto Lauri.. que puedas realizar un homenaje a tu abuelo... a su muerte, a su vida... a lo que aprendiste de él, a lo que te dió, a lo que eres...

Me gusta... tengo pensado hacer algo parecido en mi blog...

Debo mucho a mis abuelos...

Gracias por compartirlo.

Un beso

Fran dijo...

Lauri, me ha encantado este relato de Gerardo sobre su abuelo. Qué suerte ha tenido. Era una persona entrañable y profunda que supo transmitir valores muy importantes (precisamente de esto hablo en mi blog). Yo no conocí a ninguno de mis dos abuelos, precisamente a uno de ellos lo mataron en la guerra. Realmente las personas que han vivido una guerra saben lo importante que es rezar por la paz y mantenerla. Luchar por la comprensión, la tolerancia. La generación que no conoció la guerra algunas veces juega peligrosamente a enfrentar posiciones a levantar barreras de manera irresponsable. Necesitamos que la sociedad tenga esos valores que transmitía su abuelo.
Un abrazo para ti Lauri, me alegró tu visita a mi blog. Y felicidades a Gerardo.

Lauri dijo...

Maricelín querida: Mirá cómo venimos a conocer algo tan importante sobre el bisabuelo de nuestras niñitas, y es su persona vista a través del mejor de los recuerdos... el de un nieto que lo quiso un montón. ¡Espero que Viole lo haya leído también! Besos...

¡Hola Estrella! Bueno, ya debés haber visto mi visita por tu blog. Me encanta de él que es muy variado y entretenido, sencillo pero profundo a la vez...
Debo aclararte que aquí el que escribe es mi esposo, yo decidí subir ésto que escribió sobre su abuelo porque a través de sus palabras descubrí una mirada sobre su infancia que yo desconocía, un cariño por su abuelo y una importancia en su vida que se tenía bien guardada, y aquí expresa sus sentimientos de una manera muy franca y abierta. Por eso me gustó para compartir, y porque sé que muchos se identificarán con sus palabras.
Gracias por tu bello comentario ¡y espero entonces tu post sobre el tema!

Fran: Que linda sorpresa tenerte por acá. Dejé respuesta en tu blog; me gustó mucho, mucho la entrada sobre la familia.

Casa de Los Cuentos dijo...

Hola Lauri

Hoy he venido a invitarte con especial motivo para que me acompañes esta semana que dedico a la lectura de las letras Argentinas. Espero que lo que esté leyendo te guste tanto como a mí. Espero como siempre tu visita, tus opiniones y comentarios.

Saludos desde Mérida, Venezuela. Jabier.

Laura dijo...

Hola Lau! Mis felicitaciones a Gerardo, es muy lindo lo que escribio sobre su abuelo! a mi me hizo recordar al mío, al unico que conocí, a mi nono Antonio ( mi abuelo materno) y que adoré por su alegría contagiosa. nunca estaba enojado, músico italiano,tocaba el contrabajo en la orquesta sinfonica de Rio Cuarto y la tuba en dos bandas de jazz. Para él eso de no cantar en la mesa cuando se come, no existía! siempre cantabamos y hoy en día lo seguimos haciendo con mis hermanos, esas canciones en italiano que el nos enseñó. Abuelo, mi homenaje a vos en estas pocas palabras y gracias Gerardo por hacermelo recordar en este día.
besos.
Lau.

Lauri dijo...

¡¡¡Que lindo Lau!!!
Es una alegría saber que has tenido un hermoso recuerdo a través de la entrada de Gerardo. Por mi parte desconocía esa parte "abuelera" de ustedes, y me encanta que la compartan desde acá, ya que transmiten un sentimiento muy íntimo, hasta diría como de mucha paz, al recordar a sus abuelos y lo que ellos dejaron marcado en su corazón.
¡Te quiero mucho! Y gracias por estar también acá...

Laura dijo...

Hola Lauri,
te digo... de nada.. es un placer leer los diferentes temas que vas planteando, poder opinar y plasmar sentimientos como fue en este caso... y si mi abuelo fue muy importante para mi... como será, que puedo decir que me debe haber marcado tanto, que terminé yo eligiendo como pareja a un músico como él, jajaja
Te soy sincera... me hace muy feliz pensar en él...
Ojalá que los abuelos de nuestros hijos, les dejen estos sentimientos tan hermosos que nosotros, por lo menos Gerar y yo, sentimos por los nuestros
Besos...
Lau

julio dijo...

¿Sabes que desde el dia 21 de abril no publicas? :)

He entrado a saludarte

Lauri dijo...

Que bueno Julio que pasás a tirarme de las orejas... acá también ando en silencio, como te decía en tu blog.
Estoy "cocinando" algunas ideas, ya hay una casi lista, ¡jaja! Pero la verdad es que tuve en mente un tema que no atino a escribir definitivamente, y me tiene frenada, por resultarme un poco molesto de tocar. Pero ya veremos, creo que lo tengo que sacar de adentro aunque me cueste y volcarlo acá... y es sobre la inseguridad...
Gracias por los saludos y la visita, ¡realmente un gusto!
Hasta prontito...

Karu dijo...

es esa energia que los abuelos transmiten, esas historias que nos enseñan y marcan, esos abrazos, gestos y palabras que siempre llevaremos con nosotros. GRACIAS por invitarme a leer esta reflexión. Abrazo!