2 de febrero de 2010

Hoy opina un prócer IV: ROCA / Anexado a "Asociación Civil Gustavo Riemann"

De Julio Argentino Roca hay mucho para decir y contar. En esta oportunidad, muy brevemente, diré que fué un militar y político muy activo en la historia de nuestro país, ocupando dos veces el sillón presidencial ( entre 1.880/1.886 y entre 1.898/1.904).
Debido a nuestra precaria formación escolar en lo que respecta a la historia argentina, prácticamente lo conocemos por una sola de sus actuaciones como militar, siendo por este hecho admirado por algunos, despreciado por otros. Me refiero a lo que dió en llamarse "Campaña al Desierto", que no fué otra cosa que el cierre definitivo de la lucha contra los aborigenes que todavía en ese entonces habitaban el sur del país.
Para aportar algo diferente sobre este personaje tan polémico, comparto con ustedes un párrafo de un discurso que dió en Brasil en el año 1.898, que dice así:

"¿Cómo se puede establecer la línea divisoria entre las frondosidades de la tierra desbordante, y la obra de progreso que se quiere realizar? ¿Dónde detenerse? ¿Hasta dónde avanzar? La mano que trata de ser benéfica puede ser profanadora y sacrílega..."

Teniendo en cuenta el año en que dijo aquellas palabras, no deja de sorprender su visión "ecologista" y hasta podría decirse agorera, sobre un futuro bastante próximo a su epoca, y en el que nosotros vivimos de lleno las consecuencias de esa profanación a la que alude, sin que el mundo y sus poderosos dirigentes se pongan de acuerdo en cómo detener lo avasallante del "progreso" mal entendido.
Como contracara de lo que no se pudo lograr, por ej., en una reciente cumbre mundial, quiero hacerles especial mención de una agrupación de personas, que bajo el nombre de "ASOCIACION CIVIL GUSTAVO RIEMANN", trabaja desde el año 2.007 en Villa Rumipal, pequeño y hermoso pueblo turístico situado en el Valle de Calamuchita (provincia de Córdoba).
Espontáneamente, y entre varias actividades que han ido sumando en estos años, se juntaron para preservar el medio ambiente de la zona, como así también para mantener viva su cultura mediante la creación del "Museo Regional Estrella de Piedra". Allí se puede apreciar de la mano de una guía personalizada (y justo es decir muy simpática y amable), cómo vivían en la región los "Comechingones" antes de la llegada del blanco y de sus sucesivas campañas a la pampa, a las cumbres, al desierto...
Ojalá el accionar de esta fructífera asociación no se detenga en el tiempo, y nos contagie un poco y mejor dicho: ¡mucho! el amor y respeto por la naturaleza, y por la cultura que nos precedió y que nos dejó tanto por aprender de ellos.