27 de mayo de 2010

Pertenencia

Cuando alguien nos pregunta de dónde somos, apelando a una simple lógica, respondemos que somos oriundos del lugar donde crecimos. A veces éste coincide más específicamente con el lugar donde nacimos,  pero creo que en general sentimos un lazo de pertenencia con el sitio que nos vió crecer, aprender, madurar, jugar, convivir con la familia, compartir con los primeros amigos, observando diferentes entornos, interactuando con personas de determinadas costumbres, aunque no coincida con el de nacimiento.
De hecho, en mi caso, nací en una provincia, los primeros pasos las dí en otra, crecí en una tercera, y vivo en una cuarta, pero SOY del lugar donde crecí.
Y pienso, a raíz de un comentario de mi amigo Julio en su blog, en la importancia fundamental de esa etapa de nuestras vidas, tan grande como para marcarnos para siempre. Y en que todo lo que absorvemos durante esos años es tan importante, que después podemos tardar otros tantos en cambiar cosas que nos enseñaron y que con el transcurrir de la vida nos vamos dando cuenta de que no estamos de acuerdo...
Cuán grandiosa es la importancia de lo que se inculca a un ser en desarrollo, desde todos los ámbitos que le son cotidianos. Cuánto valor tienen las diferentes semillas que se elijan para la siembra.  Todos somos responsables, aunque a veces miremos para otro lado...

20 comentarios:

Lidia M. Domes dijo...

Así es Lauri!!!!

Somos responsables de lo que le inculcamos a nuestros hijos, y de lo que les mostramos en lo cotidiano...

Y lo vemos en nosotros mismos...

Creo que hay dos cosas fundamentales: el orden (respeto hacia los mayores, intercambio en las relaciones, límites correctos...) y el AMOR!!!

Un abrazo!!!

Lidia

(Autopista del Oeste, yendo de Capital hacia Luján, unos metros después de la subida "Presidente Derqui")

SIL dijo...

Cierto Lauri,
qué alegría volver a leerte.

Es irrefutable tu reflexión.
Y entonces, ante ella, debo pensar y transmitirte cuán privados de esas primeras lluvias, de esos ricos abonos, de esos vitales empujes, están sumidos tantos niños en nuestro bendito país.

Son semillas pisoteadas por políticas malditas, por errores tremendos, por sequías de ideas.

A esa privanza le debemos la violencia actual, la falta de valores, la marginalidad en creciente, el desmadre total, y las tinieblas profusas ocultándonos el rumbo.

GRACIAS POR EMPUJARNOS A OPINAR.

ABRAZO INMENSO

SIL

Sara dijo...

Que preciosa entrada mi querida Lauri, ¡que preciosa!....pensar que tanta gente está en guerra por esta pertenencia....verás....pues yo nací en León, en un pueblecito minero....veranée siempre en Asturias, y he ido mucho pues la familia materna es de allí, y vivo en otro pueblo de León distinto al que nací, y....amo con todas mis fuerzas a Asturias y a León por igual....y siento que pertenezco a las dos provincias, por igual.
Un besín inmenso Lauri y buen fin de semana

julio dijo...

Qué afortunados podemos sentirnos Lauri los que tenemos hijos, que sea lo que sea lo que nos hayan inclucados en esos primeros años de nuestro desarrollo, hoy podamos sentirnos libres en todos los aspectos de la vida, libres con una Libertad con mayúscula, para así y a partir de ahora podérsela inculcar a nuestros hijos :)

Gracias por tu referencia al blog

Por cierto, te aclaré lo de las sirenitas. Mi primer respuesta a tu pregunta la modifiqué un poquito algo más tarde :)

Un fuerte abrazo

Estrella Altair dijo...

Bueno... Lauri.. esa es la realidad, enseñar a nuestros hijos a ser felices, honestos, bondadosos, humildes, en fin tener valores...

El trabajo de enseñarlos eso, va un poco contracorriente en esta sociedad, a veces un pelín desquiciada..

Y esos primeros años son baśicos, el apego en esos años es tan determinante que... sin él... la persona se queda emocionalmente estancada.

y luego en relación al carácter Brasileiro... es que es realmente encantador, tenemos una pareja de amigos brasileños y están literalmente todo el día bailando...

me encantan... son tan alegres... tan relajados... tan diferentes a nosotros e incluso a los Portugueses que son muchísimo mas serios.

Un abrazo muy fuerte y me alegró su regreso señora.

P.D. Me dá la sensación que los Argentinos, sos mas serios... algo tristes... pero quizás sólo sean prejuicios mios... ya me cuentas.

Isabel de León dijo...

Siiiii!!!toooda la razon!!es donde crecemos donde(valga la redundancia)CRECEMOS!!!y taaantas cosas q uno recuerda...jeje!!!
Lauri...siento la tardanza
fuerte lioooo q tengo!!!

Saluditos de la chica d su tierra.

Lidia M. Domes dijo...

Lauri, no tengo tu mail para enviarte la invitación para participar en el blog de jardines y que nos puedas publicar tus fotos!!!!

El mío es: lidiadomes@gmail.com

Un abrazo!

Lidia

Lau dijo...

Hola Lauri!
que cierto todo lo que decis!
son tan importantes esos primeros años... te marcan a fuego...por eso me interesa tanto el como criar a mis hijos.. dandoles amor, contension, limites, hablando mucho con ellos,enseñandoles principalmente el respeto por los demas y el respeto propio y el amor tmb hacia los demas y hacia ellos mismos, ademas de cultivar sus almas con buena musica, cuentos, juegos, risas, buenos momentos que nunca olvidaran.
en estos tiempos que vivimos, se nos hace mas dificil que en otros momentos el ser padres.. pero es lo que nos toco y hay que afrontarlo!
con respecto a de donde somos... yo tambien me siento del lugar donde creci, pero debo admitirte, que de este lugar, de donde estoy viviendo y vos tambien.. he aprendido a quererlo y tengo muchas cosas buenas tambien, particularmente (y lo que a mi mas me importa en la vida) me he cruzado con buena gente que va a estar siempre conmigo, en mi mente y mi corazon.
podria decirte entonces, que mi corazoncito siempre va a estar dividido en dos, el lugar donde creci de niña y el lugar donde sigo creciendo ya de adulta.
muchos besos

Naida dijo...

¡Totalmente de acuerdo, Lauri!!
Sabes que en mis estudios literarios me interesa mucho el tema del arraigo y del desarraigo, el tener que salir del lugar donde uno crece... es algo muy difícil.
Te mando un abrazo y en un ratico te respondo tus emails!! Voy volviendo poco a poco :)

Lauri dijo...

Lidia:
Me encanta que me des tu opinión, porque presiento que tu vida como madre y abuela debe ser muy activa y llevada por un camino feliz y y a la vez lleno de simplicidad y afecto.
¡Ya voy a tu mail!!!!

Sil:
Si yo empujo a opinar, entonces me siento satisfecha...
Lo que vos decía arriba capta perfectamente lo que yo no aclaré, y estamos totalmente de acuerdo en todo.
¿Acaso en tu blog lapidario hay algo referente a ese tema para no perdérmelo?
Un beso grande, y gracias por tu cariño.

Sara:
Tu corazón, evidentemente, pertenece a ambos lugares porque has sabido disfrutar de lo que la vida te da en las dos partes, ¿no?
Y que cierto lo de las guerras a raíz de los conflictos por los lugares de pertenencia. Debe ser el motivo más viejo en la historia de la humanidad, que hasta hoy día perdura, como inicio de enfrentamientos y perseverancia en los odios ancestrales.
Voy a buscar en tu blog si has puesto fotos de León, asi conozco tu pago.
¡Cariños!

Julio:
Entiendo que la libertad que nosotros mismos sintamos, sea la que nos guíe para orientar a nuestros hijos, y permitirles así gozar de las mismas "herramientas" en su vida entera.
¡Tus hijos deben sentirse, sin duda, afortunados, con el padre que les ha tocado!!!!!
¡Cariños!

Estrella:
¡Me alegra mucho a mí que te alegres! Ando desparecida... pero no me olvido ni un poquito de los amigos que como vos, he hecho mediante los blogs.
No sé cuántos hijos tenés, pero te imagino abocada al esfuerzo de hacerlos felices permanentemente, y estoy segura de que debés lograrlo con creces...
Y pensar que cuando somos niños no somos conscientes de la importamcia de la etapa que atravezamos, sólo la vivimos, y de ahí la importancia que tiene la compañia y la cálida presencia de los adultos en ese camino de pequeños.
A todo esto diría nuestro amigo Julio, me imagino que algo así: "Hay que vivir la vida como un niño, en libertad, en el presente, sumergidos en nuestro interior"... ¿mh? ¡Quizás que sí! Pero mejor, jaja!!!!!
Y los argentinos, sí, somos muy distintos a los brasileros. Hasta me parece que somos bastante raros con la imagen que tenemos de nosotros mismos... nos creemos lo mejor, pero nos la pasamos autocriticándonos como sociedad, y encima la identidad del país entero está dividida entre el Interior y lo que es Buenos Aires, desde el comienzo de nuestra corta historia. Este es un tema muy interesante, y da para una entrada, que, para más adelante, me has dado la idea de hacer.
¡Un gran cariño!

Isabel:
Me alegra verte a pesar de que andes en menudos líos.
Gracias por opinar, y nos seguimos viendo!!!!!


Lau:
Que linda sorpresa leerte por acá!!!
Como le dije antes a Naida, vos sos de esas personas que pone su corazón en el lugar en donde esté, y eso es muy bueno, y muy sano de tu parte. Eso se transmite también a los hijos, cuyo lugar de pertenencia es el que ahora has hecho tuyo, y que ellos el dís de mañana invocarán como propio.
De lo demás que decís sobre cómo educar a los hijos, no dudo de que vas en el camino correcto,y principalmente porque es el camino que vos sentís que es que los hace felices, dándoles todo el amor que tenés a flor de piel, en todo momento, para dar.
Te quiero mucho, flaca. ¡Y me encanta que me leas de vez en cuando! (Como verás no pido mucho... estoy escribiendo a ritmo de una vez por mes nada más...)
Un beso enorme!!!

Naida:
Es un gran gusto tenerte por acá...En buena hora que aparezcas, aunque ya te diste cuenta seguro que yo estoy bastante desaparecida también, aunque no me agrade precisamente...
Que buen tema elegiste para desarrollar en tus estudios. Imagino que tendrás mucho para leer y estudiar.
¡Prontito paso a visitarte!
Un beso

Leo Mercado dijo...

Un escritor latinoamericano dijo alguna vez, que uno no es de ningún lugar hasta que tiene a sus muertos bajo tierra.
Saludos!

Lauri dijo...

Leo:
Me ha gustado mucho tu aporte literario, reflexión que nunca había hecho ni tampoco leído o escuchado. Es interesante ver desde esa perspectiva muchas situaciones de "pertenencia".
¡Gracias por tu visita!

miocide, beatus ille. dijo...

yo se un refran que me contò un viejo de un pueblo perdido un dia que me perdi a proposito por unas sierras olvidadas.

Ud. ¿de dónde es? preguntò.
Pues... de aqui, y de ninguna parte, de donde estoy, contestè.

y la soltó: Le comprendo, no es el buey de donde nace, sino de donde pace.

Lauri dijo...

Miocide:
Es un gran gusto tenerlo por acá!!!!
Digamos que el refrán es acertado... cada buey se enamora de su pago... entonces yo vengo siendo un buey nostálgico, que no se puede olvidar de los pastitos que comió cuando chico...
¡Un abrazo!

Expediente X dijo...

Cuanta razón tienes Lauri,
y tu amigo Julio, también,
yo soy de un lugar muy
cercano a Madrid donde
nací...
Besos Lauri de Javi >_-

Expediente X dijo...

Gracias x tus deseos Lauri,
pero x aquí siguen haciendo de las suyas. Besos >_-

Mundo Animal. dijo...

() ()
( '.' )
(")_(")
GRACIAS POR TUS PALABRAS AMIGA LAURIIIIIIII, POR AQUI NOS RECENCONTRAMOS PARA SEGUIR JUNTOS ESTE BELLO CAMINO BLOGGEROOOOOO
UN BESOOOOOOOOOO
CHRISSSSSS

Maricel dijo...

Querida Lau,pienso que el crecimiento es una tarea que nos lleva la vida entera, aunque la mas tierna infanacia y la adolescencia ocurran solo una vez en la vida. Besos de tu amiga compañera de risas de la infancia y dolencias de la adolescencia.

PD: Cuando me preguntan de donde soy, no se que decir. "Soy de donde me quieren" decía el protagonista de Un lugar en el mundo.

Lauri dijo...

Maricel:
Gracias amiga por tu comentario siempre enriquecedor...
¡Un beso!

Swatdan dijo...

Una vez oí a un hombre decir: "las personas se olvidan de que dicen, de que hacen, de que les hicieron y de que les dijerón pero nunca se olvidan de que sintieron y como las hicieron sentir". Así pues, el crecimiento la étapa de descurimiento con más o menos cierta independencia, palpando los primeros pasos sin papá y mamá. Te hace sentir muchas cosas para siempre y yo sería el primero en extrañar el lugar en el que crecí si me desprendiera de él.
Cada vez me gusta más tu blog, saludos, swatdan.