13 de julio de 2011

Deseo

Quizás le temo a la muerte... y es porque amo la vida...
Y no es que tema volver a ser tierra, porque de allí provengo, si no que este juego increíble en donde estamos inmersos, como piezas en un tablero tan
hermoso como incierto, con justicias o injusticias (qué más da, así es el juego), me cautiva, me obnubila, me hace aferrar a lo que quiero, me hace amar cada vez más a los que amo, me hace desear con el alma que cada segundo sea eterno...